Una buena audición es esencial para la atención y el rendimiento escolar. Te explicamos porqué. Estudios científicos avalan que la retención del sonido en memoria es de 1 a 2 segundos. El procesamiento del sonido se realiza de forma secuencial. Es, por tanto, clave una correcta capacidad de discriminación para ser capaces de oír y entender el habla.

La adquisición del lenguaje, la atención, el desarrollo de la lectura y la escritura, así como la memoria, pasan por percepción consciente del estímulo auditivo, para ello es necesario realizar un procesamiento adecuado.

Una pobre calidad de audición resulta en una pobre discriminación auditiva, en consecuencia, se produce un retraso en la comprensión y retención del significado.

La memoria humana es un sistema para el almacenamiento y la recuperación de información, información que es obtenida por nuestros sentidos. (Alan Baddeley, 1997).

La percepción del entorno sonoro es diferente en cada persona, por eso la audición está íntimamente vinculada con los procesos psicológicos.

Estos procesos psicológicos incluyen:

  • Los elementos más básicos de aprendizaje: percepción, atención y memoria.
  • Los procesos cognitivos superiores: adquisición del lenguaje, lecto-escritura y pensamiento.
  • Diferentes patologías que se reflejan a nivel cognitivo, conductual o emocional manifiestan: Trastornos de Procesamiento Auditivo Central.

La audición tiene un papel fundamental en todos ellos.

 

No es lo mismo oír que oír bien

Los problemas auditivos suelen ser ignorados bajo afirmaciones categóricas del tipo “si un niño oye, debe oír bien”. Esto no nos lleva al fondo del problema, porque entre meramente oír, y oír adecuadamente para entender y hablar, existen distintos niveles de procesamiento de la información.

Se denomina Procesamiento Auditivo Central, “a lo que hace nuestro cerebro con lo que oímos”; a todo el filtrado previo de la información, antes de llegar a la comprensión, que debe realizar el Sistema Nervioso Central.

Si la organización de la ruta auditiva no se ha desarrollado adecuadamente, nos encontraremos con numerosos síntomas en el niño con dificultades escolares: desde leves problemas para centrar y mantener la atención, hasta otro extremo como es el trastorno de hiperactividad con déficit de atención.

Las funciones básicas estudiadas del Procesamiento Auditivo Central, tienen que ver con la conexión sensorial auditiva con el entorno, la localización de la fuente de sonido, el control del volumen de entrada, el filtrado de la señal de entrada y el código fonológico.

Por nuestra ruta auditiva entran fundamentalmente dos tipos de estímulos:

  1. Sonidos que nos sitúan en el entorno
  2. Símbolos abstractos o palabras

Si ambos estímulos se reciben y procesan de forma adecuada, entenderemos el mundo que nos rodea desde el punto de vista auditivo. Pero si la percepción no es adecuada o el estímulo no se procesa de forma correcta, tendremos una pobre o nula comprensión auditiva del mundo.

Este problema de comprensión será evidente en todas las áreas funcionales del ser humano: la atención, el aprendizaje, la lectura, el lenguaje, la relación con los demás, etc. Según sea el grado de los problemas auditivos, mayor o menor será la intensidad con la que se manifiestan los síntomas.

 

Cómo afecta el deterioro del procesamiento auditivo o PPAC

El deterioro del procesamiento auditivo o PPAC afecta a la vida emocional y la conducta. Está descrito como trastorno primario en un 5-7 % de la población infantil y en un 10-20 % en adultos.

Cuando hablamos de problemas o trastornos del PAC (PPAC), hacemos referencia a una alteración en la Percepción Auditiva, es decir, que nuestro sistema auditivo no es capaz de interpretar de forma correcta los estímulos sonoros que percibe. Esta alteración causa una repercusión en el día a día.

Esto no significa que haya una pérdida cuantitativa de audición, no nos referimos a la sordera ni a un problema físico que reduce la capacidad auditiva, sino que se trata de una alteración funcional (cualitativa).

El deterioro del procesamiento auditivo se encuentra asociado, como trastorno secundario, a trastornos tan comunes como los siguientes.

Problemas referentes a la audición

Sordera (hipoaudición), hiperaudición (la encontramos frecuentemente en personas con Trastornos del Desarrollo) y acúfenos.

Dificultades de aprendizaje

  • Atención: déficit de atención con o sin hiperactividad. Memoria auditiva.
  • Dificulta la correcta adquisición del lenguaje y el desarrollo de la lectura y la escritura, así como la memoria, pieza fundamental en el aprendizaje.
  • Lecto-escritura.
  • Problemas de aprendizaje: dislexia, disfasia, disfemia o tartamudez, retraso escolar.

Trastornos infantiles

Autismo, trastornos generalizados del desarrollo, trastorno por déficit de atención, hiperactividad, y también se encuentran en niños sordos y niños en adopción.

Alteraciones de la salud emocional

Ansiedad, depresión, esquizofrenia.

Problemas neurológicos

Alzheimer, Parkinson, adicciones, drogodependencias, etc.

 

Síntomas de problemas de Procesamiento Auditivo Central

Síntomas de problemas de procesamiento auditivo central

  • Dificultad para entender instrucciones y órdenes verbales.
  • Lentitud en las respuestas.
  • Problemas de lenguaje y dicción.
  • Problemas de comunicación.
  • Problemas de discriminación auditiva.
  • Tendencia a soñar despiertos.
  • Sustituir la expresión verbal por gestos.
  • Dificultad para distinguir palabras que suenan parecido.
  • Se distraen fácilmente con sonidos externos.
  • Dificultad para recordar nombres y lugares.
  • Dificultad para repetir secuencias de sonidos, letras y números.
  • Dificultad para atender y recordar la información presentada por vía oral.
  • Dificultad para realizar órdenes secuenciales.
  • Rendimiento académico pobre.
  • Problemas de conducta.
  • Fatiga.
  • Ansiedad, Agresividad.
  • Estado de ánimo decaído.

La audición es una de las piezas fundamentales para una buena atención y un correcto aprendizaje.

¿Sabías que el niño sólo puede separar la audición de la visión en el aprendizaje en 2 ocasiones? Cuando dibuja, porque no necesita oír y cuando habla, porque no necesita ver.

En nuestro Centro de Optometría en Gijón trabajamos con SENA, un programa de estimulación auditiva que valora la calidad de la audición, no sólo la cantidad o intensidad.

No te quedes con la duda. ¡Consúltanos!