Muchas veces, dar a conocer el trabajo que hacemos, hacer entender qué es lo que hacemos, es muy difícil. Con frecuencia nos encontramos con madres/padres de pacientes que nos preguntan en qué consiste el trabajo de los optometristas.

Para que te hagas una idea, ésta podría ser una conversación con un padre o madre acerca de nuestro trabajo:

– ¿Pero…vosotros sois ópticos?

–  Sí, aunque somos ópticos-optometristas nuestro trabajo no es vender gafas ni lentillas, lo que hacemos es rehabilitar el sistema visual.

– Cómo, ¿que sois como los fisios de los ojos?

– Bueno, de una manera “muy simple” podría definirse así.

– ¿Y eso qué tiene que ver con que mi niño tenga problemas en el cole?

– Porque en el cole la información entra por los ojos y por los oídos, y, si no tenemos unas buenas habilidades visuales o auditivas, el aprendizaje le va a resultar mucho más difícil a tu niño.

La íntima conexión del aprendizaje con la visión y la audición hace que cuando tengamos un problema visual y/o auditivo, se pueda confundir con otro tipo de problema relacionado con el aprendizaje y, por tanto, quede sin detectar.

– Pero si mi hijo ve un 100% y no necesita gafas ni audífonos.

– No estamos hablando de cuanto ve o cuanto oye, sino de cómo su cerebro es capaz de procesar la información que le llega a través de los ojos y de los oídos. Por ejemplo, necesitamos que los dos ojos apunten al mismo objeto (vergencias) y que enfoquen de manera precisa (acomodación) para tener una visión eficiente en distancias cortas (al leer, escribir). Si esto no es así tendremos problemas de bajo rendimiento pudiendo llegar a confundir los síntomas con otros problemas como el TDHA.

– ¿Y si mi hijo ya lleva gafas?

– Los niños deben de tener también otras habilidades visuales aparte de una buena vista. Para aprender y entender lo que leen deben de ser capaces de: enfocar, hacer rastreos visuales, de coordinar de manera precisa los ojos. Si estas habilidades no se han desarrollado o no se han desarrollado adecuadamente, el aprendizaje será difícil y estresante.

Nansy de Visualia te explica en qué consiste el trabajo de los optometristas– ¿Y eso se puede cambiar?

– Sí, nacemos con vista, pero la visión se aprende. Nosotros hacemos un examen exhaustivo del sistema visual y auditivo, evaluamos cómo recibe la persona esa información y cómo la procesa para poder así mejorar las habilidades tanto visuales como auditivas.

– Entonces, ¿los problemas de aprendizaje son la causa de los problemas visuales?

– No, los problemas visuales no son la causa de los problemas de aprendizaje. Sin embargo, unas habilidades visuales y/o auditivas deficientes interfieren con el proceso de aprendizaje y pueden hacer que este no sea eficiente.

– Ya, pero ¿y si mi hijo lee muy rápido? 

– Sí, pero de nada sirve leer 200 palabras por minuto si luego tienes que releer una y otra vez el mismo texto para poder entenderlo. En la lectura están implicados procesos visuales muy complejos. Nuestro trabajo es hacer que todos estos procesos: acomodación, movimientos oculares, memoria visual… les resulten más fáciles.

– Entonces, ¿hasta qué punto están relacionadas la visión, la audición y el aprendizaje?

– El niño sólo puede separar la visión de la audición en el aprendizaje en dos ocasiones, cuando dibuja, porque no necesita oír, y cuando habla, porque no necesita ver. Por eso, no podemos trabajar con el niño el lenguaje oral y escrito si antes no tenemos un buen procesamiento visual y auditivo.

Confio en que esta conversación que tantas veces tenemos en consulta con padres y madres de escolares que acuden a nuestro Centro de Optometría y Terapia Visual situado en Gijón, en busca de ayuda para mejorar su rendimiento académico y escolar, te sirva para entender en qué consiste el trabajo de los optometristas. No obstante, si aún así tienes dudas o alguna consulta que desees hacernos, ponte en contacto con nosotras. Estaremos encantadas de atenderte.