Muy probablemente has escuchado en más de una ocasión a tu óptico-optometrista lo importante que es acudir cada cierto tiempo a la revisión de la vista. Puede que pienses que exageramos, pero no… ¡es muy importante! En esta entrada encontrarás las razones por las que conviene que estudiantes y escolares se hagan una revisión visual.

Razones de peso para hacer una revisión visual

Las revisiones en los/as niños/as son muy importantes, pues de una buena visión puede depender un buen aprendizaje. Un defecto refractivo se puede desarrollar en cualquier época de la vida, por ello, cuanto antes se detecte y se corrija, mejor será el rendimiento visual del niño.

Hay que recordar que el niño no tiene las mismas necesidades de un adulto, y el enfoque de los tratamientos visuales puede ser radicalmente diferente al de un adulto.

Es muy importante revisar, tanto si se sospecha como si no, de un defecto visual, a las/os niñas/os -como mínimo- cuando empieza su  escolarización y revisarlos otra vez, como mínimo, una vez cada año.

La importancia de estas revisiones visuales radica en que existen algunas alteraciones que pueden agravarse al no ser corregidas a tiempo y otras problemáticas que aparecen sin avisar. En sí, revisar el sistema visual ayuda a detectar y a evaluar si tus ojos están realizando correctamente sus funciones. Se puede detectar desde problemas de refracción desconocidos o agravados (miopía, hipermetropía o astigmatismo), pasando por ambliopía (“ojo vago”) hasta problemas de alineación de los ojos. y muchas de estas afecciones, son mucho más fáciles de tratar cuando se detectan temprano.

Realizar una revisión anual realmente puede marcar la diferencia.

 

Una revisión visual puede ser clave para evitar el fracaso escolar

Otra razón de peso más: Una de las tantas causas de fracaso escolar

El 80% del desarrollo socio-educativo recibido durante los primeros 12 años de vida se obtiene a través de la vista, lo que la convierte en uno de los sentidos clave del aprendizaje de los niños. Si un niño no ve bien, es posible que le sea más difícil atender en clase, sea esta presencial o en línea, leer e incluso puede ser, aunque no la única, una de las causas del fracaso escolar.

Según datos de la Academia Americana de Oftalmología, el 20% de los niños tiene un problema refractivo y sin duda puede afectar al rendimiento escolar, si no se corrige. Además, según datos del sector, se ha encontrado que entre el 15% y el 30% del fracaso escolar podría estar relacionado con problemas visuales.

Entre el 15% y el 30% del fracaso escolar puede tener relación con problemas visuales no detectados por falta de una revisión visual adecuada.

Si quieres saber qué habilidades visuales son esenciales en el rendimiento escolar entra en el enlace.

 

En qué consisten nuestras revisiones visuales

Las pruebas visuales que hacemos, engloban cómo se comportan ambos ojos por separado y cómo lo hacen de manera conjunta y si son capaces de trabajar en equipo. Se estudian siguientes habilidades visuales:

  • Agudeza visual (AV) ➜ Es la capacidad de resolución del sistema visual.
  • Estado refractivo ➜ Hace referencia a la corrección óptica necesaria para que el ojo alcance su máxima agudeza visual.
  • Acomodación ➜ Es el sistema de enfoque del ojo. La acomodación nos permite cambiar nuestro punto de enfoque de objetos lejanos a objetos cercanos y viceversa.
  • Motilidad ocular ➜ Una buena motilidad ocular es imprescindible para tener una buena lectura o para practicar deportes.
    • Los seguimientos ➜ Son movimientos suaves de los ojos que nos permiten, por ejemplo, seguir una línea de lectura sin perdernos.
    • Los sacádicos ➜ Son movimientos rápidos de refijación, nos permiten pasar la vista rápidamente de un objeto a otro, por ejemplo, para cambiar de línea en la lectura.
  • Visión binocular ➜ Los ojos deben estar correctamente alineados entre sí para poder permitir que haya visión binocular.

En estas pruebas se detectan problemas como: visión doble, supresión ocular, desviaciones oculares o estrabismos, así como ambliopías (ojo vago) o disfunciones visuales de enfoque, binoculares no estrábicas y otros.

  • Las vergencias son movimientos binoculares en direcciones diferentes, son la convergencia y la divergencia. El objetivo de las vergencias es mantener la visión de los dos ojos sobre el mismo objeto, ya se encuentre éste a mayor o menos distancia.
    • La convergencia es la capacidad de desviar los dos ejes visuales de forma coordinada y precisa hacia nasal (hacia dentro). La usamos sobre todo cuando queremos mirar a un objeto relativamente cercano.
    • La divergencia es la capacidad de desviar los dos ejes visuales de forma coordinada y precisa hacia temporal (hacia fuera). La usamos sobre todo para mirar a un objeto relativamente alejado.

Así que no lo dejes pasar más, aprovecha estos días de vacaciones de tu niño/a y pídenos cita que le hagamos una revisión visual.