En principio, y antes de contar nuestro caso, diré que nuestra experiencia con Nansy ha sido del todo satisfactoria.

Cuando tú tienes una hija, que aunque está bien (buena salud, buen crecimiento), tú sabes, quizás por instinto maternal, que algo no va como debería, que aunque sea cierto que cada niño es diferente y tienen un desarrollo muy personal, te haces preguntas como ¿por qué mi hija no hace esto o aquello? Cuando no sabes a quién acudir, tal vez porque sus problemas tu médico no te sabe resolver, y no tienes ni idea de a quién llamar, al conocer a alguien que te diga yo os puedo ayudar es como una luz que ves y a la que te agarras sin soltarla.

Nuestra historia es la siguiente: mi hija, que ahora tiene 9 años, tenía problemas de equilibrio; no sabía andar en patines porque se caía, ni en bicicleta, porque no tenía equilibrio y de visión, lo que repercutía en su vida cotidiana, cómo leer, estudiar, concentrarse.

Por casualidad, me enteré por la prensa de la existencia de una optometrista en Gijón, que aunque no sabía muy bien cuál es su trabajo, sí me dio muy buenas esperanzas al leer su entrevista (enlace al final).

Llamé, concerté una entrevista, vio a la niña y le hizo un estudio en profundidad y a raíz de ahí empezó nuestro largo camino (hace 2 años más o menos) hasta hoy.

Es decir, que nadie nos ha regalado nada y que hemos trabajado mucho, sobre todo mi pequeña que ha trabajado con mucha constancia.

Durante todo este tiempo no todo eran alegrías; había épocas de mucho avance, otras de estancamiento, momentos de desesperación, porque te parece que ya no hay nada más que hacer, pero siempre con mucha ilusión.

Los progresos han sido increíbles, tanto a nivel intelectual como a nivel motor.

A nivel intelectual, es una niña que estudia muy bien, con muy buenas notas; no le cuesta nada ponerse a hacer los deberes y lleva perfectamente lo que es el colegio.

A nivel motor, ya sabe andar en bicicleta; en patines quizás le ha costado más esfuerzo que a otros niños, pero lo ha conseguido.

Sé que todavía queda pero creo que ya estamos en la recta final y he de decir, que aunque sus tratamientos a mí me parecen caros ,cuando está en juego el bienestar y -porqué no decirlo-, el futuro de tu hijo, yo lo volvería a hacer a ojos cerrados.

 

Aquí puedes leer la entrevista a Nansy García en el diario El Comercio al que hace referencia la madre de APS en este testimonio.