La lectura tiene una gran importancia como base de todo aprendizaje, no solo del escolar sino también como constructora del conocimiento y facilitadora del acceso a la cultura. Por ello la lectura es una de las actividades más importantes y útiles del ser humano.

Cuando leemos y/o escribimos, tenemos que ver o visualizar cuál es el significado de las palabras. En ocasiones, personas con problemas de aprendizaje relacionados con la visión pueden “VER LAS PALABRAS” pero no pueden “VER LO QUE SIGNIFICAN”.

De nada sirve ser capaz de leer 200 palabras por minuto a los dieciséis años, si luego hay que releer una y otra vez el mismo texto para extraer un significado.

¿Cómo leemos?

¿Te has preguntado alguna vez cómo se mueven los ojos para poder leer? Leemos de forma automática y esta acción parece un hecho simple que forma parte de nuestra rutina diaria.

Pero… ¿sabías que la lectura de un texto es posible gracias a un conjunto de movimientos y paradas que realizan nuestros ojos con una gran precisión?

Mientras leemos necesitamos:

  • Alinear los ojos en el mismo punto, simultáneamente y de forma precisa ➜ Convergencia
  • Enfocar ambos ojos para hacer que el material de lectura se vea claro y se mantenga claro ➜ Acomodación
  • Mover los ojos continuamente (De forma coordinada) a lo largo de la línea impresa ➜ Seguimientos
  • Decodificar las palabras y visualizar su significado ➜ Fijaciones
  • Cuando movemos los ojos a la siguiente palabra o línea, comenzamos de nuevo el proceso anterior ➜ Sacádicos

Movimientos oculares al leer

Los lectores lentos suelen tener unos movimientos lentos, precipitados y desordenados, muchos realizan una lectura letra por letra o sílaba por sílaba. También pueden hacer regresiones (se pierden y vuelven atrás).

Movimientos oculares para leer

Para que la lectura sea la correcta, los movimientos oculares tienen que ser precisos y tienen que dirigirse hacia donde se necesita. Si estos movimientos son imprecisos e irregulares, los lectores confundirán palabras, se saltaran líneas, tendrán que volver a leer palabras que ya habían leído porque no les concuerda con el contexto… entre algunos ejemplos, y esto repercutirá́ negativamente sobre el proceso lector, afectando por tanto al rendimiento académico del/a niño/a.

Normalmente, las personas con problemas de lectura presentan una disfunción en los patrones de movimiento, de manera que podemos establecer una relación muy directa entre el grado de disfunción visomotriz y la lentitud de la velocidad lectora y de la comprensión.

Así lee un niño com problemas de lectura

¿Te imaginas tener ese problema? ¿Encontrarías agradable la lectura y la escritura?

El 92% de los dislexicos tiene poca habilidad de los movimientos oculares, el 83% pobre coordinación oculo-manual y el 98% tiene una pobre integración de la coordinación visuo-motriz (Lane, Kenneth A. 2004)

Se necesitan mejores movimientos oculares cuando se aprende a leer (cuando se es un mal lector) que cuando se es un buen lector. Un buen lector puede tener peores movimientos oculares porque se adelanta al movimiento y hace menos fijaciones. En cambio, cuando se está aprendiendo a leer los movimientos tienen que ser muy precisos por que hay que fijarse letra por letra.

Cuando se aprende a leer, en primer curso, no se necesita una acomodación muy precisa, ni tampoco mantenerte durante mucho tiempo, porque las letras son muy grandes; en cambio, cuanto mejor lector se es, se necesita una mejor acomodación y mantenerla durante más tiempo, porque las letras son más pequeñas.

También se pueden leer conceptos: se lee una palabra, se  saltan 2 ó 3, y se queda con la idea. Sin embargo, un/a niño/a que está aprendiendo tiene que leer todas las palabras porque no es capaz de predecir cuál va a ser la frecuencia.

¡Lee el siguiente párrafo!

En difreetnes invesigtacinoes los cinefiticos inlgeses descbureiron, que es de pcoa impotrancia en que odern están las lertas en las palbaras, lo más improtnate, es que la pigmera y ulimta lerta tieenn que esatr en su luagr.

Lo del meido no es imoprtnate, aún así pudees  leer, poruqe nosrotos lemeos las pablaras enetras y no lerta por lerta.

 

¿Cómo escribimos?

El proceso de escritura funciona de forma inversa al de la lectura. Comenzamos creando una imagen en nuestra mente y la decodificamos en palabras.

Al mismo tiempo que controlamos el movimiento del lápiz tenemos que seguir trabajando para mantener el sentido del texto que estamos escribiendo.

Desde el principio al fin estamos enfocando nuestros ojos y los movemos juntos mientras vamos realizando el proceso de escritura.

Tanto en la lectura como en la escritura están involucrados procesos visuales muy complejos.

La mayor parte de los/as chicos/as que fracasan en edades avanzadas. Unos años antes debieron recibir informes con frases del tipo:

  • Necesita mejorar.
  • Está en segundo curso y no entiende lo que lee.
  • Es incapaz de memorizar lo que aprende, de un día para otro se le olvida.
  • No atiende, no para un momento sentado y se le ve incómodo en el aula.
  • Parece que esté medio dormido todo el día.
  • Confunde la suma y la resta, la multiplicación y la división.
  • Escribe al revés.
  • Está en tercer curso y tiene una lectura muy lenta, casi silábica.
  • En clase de gimnasia lo pasa muy mal porque le cuesta moverse.
  • No escucha cuando le llaman.
  • No se organiza, nunca tiene la agenda al día, va como perdido, sin saber qué hay que hacer en cada momento.

Movimientos oculares en la lecto escritura

En muchos casos, estos problemas que son tan frecuentes como desconocidos, se hubiesen podido evitar detectándolos y tratándolos con una terapia adecuada en los primeros cursos de primaria, evitando así el aumento de las cifras de fracaso escolar que tanto nos preocupa a todos.

¿Sabías que en Visualia podemos ayudarte a detectar si tu hijo/a tiene este tipo de problemas? ¡Consúltanos!