Un estrés visual continuado produce una serie de molestias o síntomas como pueden ser dolores de cabeza, visión borrosa, ojos cansados, picor o lagrimeo, u otros problemas relacionados con la visión. Estos síntomas se relacionan en muchas ocasiones con el esfuerzo visual que supone el trabajar a distancias cortas.

Aunque no seamos conscientes, una gran parte de la información que nos rodea llega a través del sistema visual. Cuando miramos algo, el ojo no se limita a “ver”, sino que busca, discrimina, identifica e interpreta; todo como parte de nuestro sistema visual (ojo, cerebro y sus interconexiones).

Aunque se tenga una “visión del 100%” puede haber dificultades para trabajar de cerca.

En el trabajo, con mucha frecuencia, se emplea el sistema visual durante horas a distancia de trabajo corta, y muchas personas dedican la mayor parte del día a trabajar con el ordenador. Todas estas tareas pueden contribuir al estrés visual.

 

El estrés visual y el ordenador

En un mundo en continua evolución, donde a cada momento aparece un nuevo canal de televisión, donde el ordenador o el teléfono móvil han pasado a ser indispensables en tan sólo unos pocos años, no podemos obviar los cambios que la demanda visual ha tenido en este tiempo.

No olvidemos que el invento de la imprenta tiene poco más de 500 años y que hace tan sólo 50 años era un porcentaje muy bajo de la población el que sabía leer. La visión de nuestros abuelos era muy distinta a la de nuestros hijos, las demandas visuales han cambiado y no ha habido tiempo suficiente para que nuestros ojos y nuestra visión se adapten a semejantes cambios.

En general se piensa que el uso del ordenador “es perjudicial” para la salud y la visión. Sin embargo, los usuarios no se plantean si sus capacidades visuales son suficientes para usarlos, y si las condiciones ambientales son las idóneas para este tipo de trabajo.

Las capacidades visuales que tienen mayor importancia en el buen rendimiento del trabajo con ordenadores son:

  • Agudeza Visual: ver bien de lejos o cerca
  • Oculomotricidad: no perderse de renglón, u omitir palabras o cifras
  • Acomodación: enfocar y no fatigarse durante el trabajo en visión de cerca
  • Binocularidad: usar los dos ojos simultáneamente proporcionando una visión confortable

Estrés visual producido por trabajar a distancias cortas

Más de la mitad de las personas que trabajan con ordenadores tienen molestias oculares, dolores de cabeza, visión borrosa y otros síntomas relacionados directa o indirectamente con el aumento del estrés visual asociado al empleo de los ordenadores durante tiempo prolongado.

El estrés visual puede también ser la causa de quejas de fatiga corporal general, bajo rendimiento en el trabajo y mayor cantidad de errores conforme pasa el día.

Este estrés visual en cerca (aunque se tenga una visión del 100%) con frecuencia da lugar a cambios adaptativos temporales y a veces permanentes, incluyendo la miopía, supresión de un ojo, mala coordinación de los ojos y un rendimiento reducido tanto en el trabajo como en el tiempo de ocio.

 

Hay una solución para el estrés visual

Los optometristas han estudiado los efectos del estrés sobre la visión. Han encontrado que la mayoría de estos síntomas se pueden aliviar mediante la combinación de corregir las condiciones del lugar de trabajo, la postura, la prescripción de lentes específicas para el trabajo con ordenador, y en algunos casos, a través de las habilidades visuales con terapia visual.

Tras hacer un examen exhaustivo del sistema visual del paciente, se pueden prescribir lentes y distintas terapias que ayuden a eliminan el estrés, con lo que se puede conseguir mejorar incluso las condiciones más estresantes de la visión de cerca.

El optometrista trabaja con el paciente para solucionar el problema. Tanto adultos como niños pueden recibir ayuda para desarrollar las habilidades visuales fundamentales y necesarias para conseguir un buen rendimiento académico o profesional.

La optometría puede también mejorar las habilidades visuales de personas con un buen rendimiento académico o profesional, consiguiendo un mayor éxito en sus estudios o trabajos.

En Visualia nos diferenciamos de otros profesionales de la visión en que, además de un estudio funcional del sistema visual, estamos especializados en el Desarrollo de la Visión, analizando en profundidad desarrollo, percepción y aprendizaje.

Las optometristas de Visualia seguimos siempre una formación continuada, con el fin de analizar, mejorar y renovar los complejos programas de entrenamiento visual indicados para prevenir o eliminar los problemas visuales y mejorar el rendimiento académico o profesional.

No te quedes con ninguna duda. ¡Consúltanos tu caso!